¿Por qué es tan efectivo el HIIT?

Seguro que has oído hablar del HIIT, un sistema de entrenamiento que se ha vuelto muy popular en los últimos años y que ciertas modalidades deportivas, como el Crossfit, incorporan en sus entrenamientos. Pero, antes de empezar a practicarlo, ¿sabes en qué consiste y cuáles son sus beneficios?

Son las iniciales de Hight Intensity Interval Training, o lo que es lo mismo, entrenamiento interválico de alta intensidad, y consiste en combinar intervalos de tiempo a intensidad vigorosa, seguidos de intervalos de recuperación.

Aunque en el mundo del fitness y de la salud se ha puesto de moda hace relativamente poco tiempo, deportistas de élite lo vienen utilizando desde hace más de un siglo para maximizar sus entrenamientos.

¿POR QUÉ DEBERÍAS PRACTICAR HIIT?

Como hemos visto, los entrenamientos interválicos llevan décadas practicándose en el panorama deportivo profesional. Sin embargo, numerosos estudios demuestran que el HIIT es un sistema seguro y eficaz que se puede aplicar con distintos tipos de personas independientemente de la edad (niños, adultos y mayores), del estilo de vida (deportistas o sedentarios) e incluso con personas con patologías cardio-metabólicas. (Martin,F., 2016)

Obviamente no podremos utilizar el mismo protocolo con un deportista que con un niño con obesidad. Por ello, el entrenador deberá regular y adaptar este programa de entrenamientos a las necesidades de cada persona, jugando con los distintos parámetros:  la duración del intervalo a alta intensidad, la duración del intervalo de recuperación, el número de intervalos, el tipo de actividad a realizar, etc.

BENEFICIOS DEL HIIT

Desde el punto de vista de la salud, para personas con un estilo de vida ligeramente activo o sedentario, el uso programado, planificado y controlado de este sistema de entrenamiento provoca mejoras en la función y capacidad cardiorrespiratoria. Además, es muy útil para la prevención y el tratamiento de numerosas enfermedades metabólicas y cardiovasculares como por ejemplo la obesidad, la diabetes, la hipertensión, enfermedades coronarias, etc. (Ramos et al.,2015).

Desde el punto de vista de rendimiento, incluir entrenamientos a alta intensidad en la programación mejora la capacidad y la potencia, tanto aeróbica como anaeróbica del atleta, y en algunos deportes, incluso acerca el entrenamiento a la situación real de competición.

SI YA ENTRENO FUERZA, ¿NECESITO INCORPORAR HIIT A MIS ENTRENAMIENTOS?

Ya hemos visto que para el tratamiento de patologías es un buen aliado. Pero si ese no es tu caso, y tu objetivo es la ganancia de masa muscular, de fuerza o simplemente una mejora estética, no debes olvidarte de incluir HIIT en tus sesiones.

Aunque la fuerza es esencial, la capacidad cardiorrespiratoria (medida en volumen de oxígeno máximo, VO2máx) es un indicador de salud igual de importante y con el entrenamiento exclusivo de fuerza, la estaríamos dejando de lado.

Afortunadamente, distintos estudios como el de Sabag et al. (2018) nos informan de que, incluir estos intervalos de alta intensidad, no perjudican en la ganancia de fuerza, y sí que repercuten positivamente en la capacidad cardiorrespiratoria, además de favorecer la pérdida de grasa.

Por último, debemos tener en cuenta que podemos elaborar intervalos de alta intensidad a partir de ejercicios con mayor “predominancia aeróbica” (como correr, cicloergómetro, etc.) o combinando ejercicios con mayor “predominancia de fuerza” (como squats jump, kettlebell swing, push ups…) regulando la carga para poder alcanzar la intensidad vigorosa que estamos buscando y que es la que nos aportará esos beneficios cardiovasculares que hemos mencionado.

¿QUÉ RECOMIENDA EL EQUIPO DE ÉLITE?

  • Si eres principiante, ponte en manos de profesionales que te guíen y no suponga ningún riesgo para tu salud. En Élite contamos con un equipo de profesionales que adaptaran el entrenamiento a tus necesidades.
  • No olvides que es Alta Intensidad. Seas principiante o no, intenta dar tu máximo.
  • Si realizas entrenamiento de fuerza en la misma sesión, deja el hiit para el final. Realizarás mejor la técnica de los ejercicios de fuerza, evitando así una posible lesión.
  • El descanso es importante. No es aconsejable realizar dos días seguidos de HIIT ni realizar más de 3 sesiones a la semana.
  • Recuerda que ningún método es milagroso por sí mismo, la clave está en saber combinar distintos estímulos para alcanzar los objetivos marcados.

¿Quieres comprobar por ti mismo los beneficios del HIIT en tu cuerpo y en tu salud? Ven a Élite y prueba tu primera sesión de HIIT gratuita. Puedes ponerte en contacto con nosotros aquí o escribirnos por WhatsApp al siguiente número 656 50 13 17.

¡Te esperamos!